Oración por las familias

ORACIÓN POR NUESTRA CASA

Señor, yo te ofrezco con humildad, mi casa. Tú me las has dado y yo quiero que tú mores perennemente en ella. Porque tú estás en ella, Señor, mi casa es un recinto sagrado.

Haz oh Señor que la llama del altar familiar permanezca encendida cada día, y que mis hijos aprendan aquí en este mi humilde hogar, a conocerte y andar en los caminos tuyos.

Que nuestras oraciones se eleven diariamente al trono de tu gracia, implorando la ayuda y el sostén que todos necesitamos.

Que la luz de tu Santa Palabra nos envuelva en su divina claridad e ilumine nuestros pasos.

Que nuestros labios prorrumpan en himnos de alabanza y gratitud por las bendiciones que de ahora en adelante tú derramarás sobre nuestra familia

Que la fortaleza de los cimientos de esta casa esté en ti, únicamente en ti Señor, y no en ninguna otra cosa.

Que nuestros vecinos puedan ser guiados por ti por el testimonio de las vidas de los que nos cobijamos bajo este techo.

Que cuantos traspasen los umbrales de esta casa sientan que llegan a su morada de paz y de seres que se aman.

Que el amor no mengüe entre nosotros sino que florezca y cuaje en frutos sazonados y maduros.

Que bajo esta techumbre la voz sólo se alce para bendecir y hablar bien de los demás.

Que nuestras puertas estén siempre abiertas para los que han menester amistad y cariño, pan y consuelo.

Que podamos unos a otros perdonarnos nuestras faltas, olvidar nuestras pequeñas rencillas, y que el sol jamás se ponga sobre nuestro enojo.

Que de esta casa, Señor, salgamos mano con mano hacia el templo, a rendirte la adoración que sólo tú mereces.

Que al despertar cada día nuestro primer pensamiento sea para ti, y que cada noche al retirarnos al descanso, lo hagamos sabiendo que tú velas nuestro sueño.

Que si la miseria, la enfermedad o la desgracia, llegase mañana a esta casa, tan asidos estemos de ti, mi buen Señor, que ya nada pueda abatir nuestra fe.

Señor; una vez más, yo te ofrezco con humildad “Mi Casa”

Oración para la familia y el hogar

La bendición de Dios está en mi hogar. Estamos llenos del Santo Espíritu de amor, poder y dominio Propio. En mi familia hay entendimiento, comunicación, comprensión. Estamos unidos por el Poder de Jesús. Él tiene el primer lugar en esta casa. Él nos levantará, si hemos fallado. Su Palabra llenará cada día nuestras vidas. Yo tomo la responsabilidad de guiar a mis hijos en Tu Palabra e inculcarles el amor a Dios y EL RESPETO A SU PRÓJIMO.

En este hogar no habrá ni emociones, ni conductas desenfrenadas. En el nombre de Jesús podemos controlar lo que hablamos. No ofenderé ni a mi cónyuge, ni a mis hijos con mi lengua. Mis hijos no oirán mentiras, calumnias ni chismes CONTRA NADIE en esta casa.
Les enseñaré a estar contentos con lo que tienen, pero a estudiar, ahorrar, luchar y trabajar honestamente para recibir un sueldo justo.

YO NO CRIARÉ HIJOS CAPRICHOSOS, HARAGANES, PENDENCIEROS, NECIOS, CRITICONES, CONTUMACES Y AMADORES DE SÍ MISMOS. Mis hijos no andarán en cárceles, ni en pandillas, ni en drogas, porque en mi hogar recibirán atención, amor, respeto, amistad y comprensión; y no solo gritos, regaños e insultos.

Amor en tiempo de amor, disciplina cuando se requiera disciplina, más de ninguna manera castigo cruel y despiadado.

Yo enseñaré a mis hijos, que, para la mala conducta, la irresponsabilidad, la altanería y la pereza, HAY UN CASTIGO: La ruina espiritual, moral y financiera. No es un castigo de Dios, sino consecuencias que TODOS enfrentaremos, si actuamos desordenadamente.

Jesús, mi familia depende de ti: esta familia es TUYA. Mas yo reconozco mi responsabilidad y mi compromiso de sacar mi familia adelante. Buscaré cada día de Ti, me alimentaré de tu palabra: DAME DE TU GRACIA, TU FUERZA, TU PODER SOBRENATURAL PARA VENCER y ser un buen padre o madre. En el Nombre Poderoso de Jesús…

Escrito por Hermes Alberto Carvajal

Recuérdalo, todos los días, una palabra de fortaleza para ti

¿Te atreves a decir, a creer y a practicar esta oración? Dios está buscando valientes. Si reconoces que también es tu responsabilidad guiar a tus hijos y luchar por su bienestar: imprime esta oración y pégala en tu puerta, pared, etc. Compártela con los miembros de tu iglesia, coméntala con tus amigos, compártela en Facebook, Twitter… por todo el mundo.

¡Ya basta! Este mundo se está llenando de jóvenes holgazanes, violentos, caprichosos y nosotros los padres somos los responsables, aunque no nos guste: ¡ES NUESTRA RESPONSABILIDAD!

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *